Culebreando entre otoño y verano. Picos Culebras y Vallibierna

Esta historia comienza una tarde de un sábado cualquiera de Septiembre en una de las bucólicas praderas a medio camino entre Benasque y Eriste.

David y Manu disfrutando de una placentera siesta

La tarde se ha quedado muy bonita en el valle …

… pero las cosas a menudo no son tan sencillas como aparentan …

 

… DIEZ HORAS ANTES …

Cuando comenzamos a andar a eso de las 8 de la mañana las nubes están enganchadas en la divisoria. Nada extraño en esta zona, a las nubes parece gustarle más los valles franceses que los españoles. A nosotros, este fin de semana también por lo que decidimos intentar el Maupas y el Boum por eso de tachar un par de tresmiles de la lista y por conocer valles nuevos.

La previsión meteorológica anunciaba esta nubosidad matinal que debería ir levantando con el paso del día. Por ello, nosotros comenzamos a caminar en dirección al Puerto Viejo de Benasque, a través del cual entraríamos en el valle de Maupas. Conforme vamos ganando altura la niebla se va haciendo más densa e incluso comienza a lloviznar.

Chubasquero-gabardina sin capucha. El último grito en ropa técnica de montaña (Temporada de Otoño)

Aunque llevamos GPS, nos vamos perdiendo a ratos ya que la niebla no se marcha y no conocemos el terreno. La lluvia también arrecia y para rematar la jugada empieza a soplar un viento gélido.

 

A eso de las 11 de la mañana, la lluvia y el viento comienzan a ser insoportables, así que decidimos parar a ver si mejora la situación. Sacamos las mantas de supervivencia (ese objeto que siempre llevas en la mochila esperando no usar nunca) y nos acurrucamos a esperar que escampe. Pasada media hora de ejercicios de contorsionismo para protegernos del viento y cubrirnos con las mantas nos damos cuenta que la situación no tiene ningún sentido y decidimos volvernos a Benasque lo más rápidamente posible. Cuando ya hemos descendido unos cuantos metros paramos a desayunar algo.

Capa técnica con brillos cromados para lo más duro del Invierno. Incorpora casco, gorro quechua y latas de espárragos y aceitunas

Ya de vuelta al calor de las profundidades del valle pensamos que hacer el día siguiente ya que nuestro plan original se lo había llevado el viento. Siendo domingo y teniendo que volver pronto a Valencia, decidimos ir hacia los picos Culebras y Vallibierna, por la Sierra Negra para ir conociendo la zona de cara a la temporada de invierno. Además es la zona más al sur del valle, por lo que será la que mejor tiempo tenga.

Las nubes siguen pegadas a Francia

Hoy decidimos ponernos en plan técnicos. Mochila ligera y zapatillas de trail … cosas que antes criticabamos y ahora hacemos … en fin, lecciones que te da la vida. Nunca digas de este agua no beberé y estas cosas.

Temporada de verano. Bambas ligeras y a echar humo por la Castanesa

 

Terreno muy cómodo para ir con zapatillas y ritmo vivo

Después de la típica confusión matinal unos pastores nos indican el camino correcto hasta la cabaña de Ardonés donde dejaremos el coche antes de subir por unas lomas que nos dejaran en la cadena de cumbres que conforma la Sierra Negra. Dicha cadena consta de muchas cimas entre los 2500 y 2800 metros que hay que ir coronando antes de llegar a la base del pico Culebras.

Ya asoman Culebras y Vallibierna al final del valle

Las vistas a la cara sur del macizo del Aneto son bastante impresionantes desde aquí y más con la primera capa de nieve que dejo la tormenta sorpresiva de ayer.

Yendo con tan poco peso y calzado cómodo llegamos en seguida a la base del Culebras donde hay que pensar que camino elegimos para subir.

Todos los caminos llevan a la cumbre del Culebras

Para ahorrarnos la subida por la canal de roca suelta decidimos ir en travesía hasta el Collado de Llauset para desde allí atacar directamente a la cima por la arista medio trepando.

Manu superando la primera parte de la cresta

Por terreno relativamente sencillo llegamos a un pequeño collado desde donde ya se ven a tiro de piedra tanto el Culebras como el Vallibierna. Solo nos queda esperar que un grupo grande que ya baja terminen de bajar el paso más delicado.

En dirección de subida este es el paso más complicado. Una pequeña travesía a izquierda donde hay que trepar un poco.

Desde aquí ya se llega sin ninguna otra complicación a la cima del pico Culebras.

La siguiente cumbre es Vallibierna

Pero aquí la cosa ya cambia. Para enlazar con el Vallibierna hay que atravesar el paso de caballo. Una corta pero afilada arista de roca, que mientras unos pasamos a horcajadas otros pasan dando saltos y silbando.

– ¿Que no pasas? … No estoy esperando que vuelvan mis amigos con el perro

Una vez aquí es cuestión de agachar el culete y restregarlo por la roca …

… para llegar a la cumbre de Vallibierna y desquitarnos un poco del día tan accidentado que había sido el anterior.

Para bajar decidimos descender directos por la canal de piedra que antes habíamos descartado ya que nos dejará más cerca del collado desde el que luego volveremos a la Castanesa.

Recuerdos Puigcampaneros bajando por la pedrera cual cabra montesa

Una vez en el collado, parada rápida para picar algo y recorrer toda la Sierra Negra en sentido inverso hasta llegar a la cabaña de Ardonés donde habíamos dejado el coche.

 

Track de la ruta

Anuncios