Embarquement immédiat (V+, 200 m) Cap de Long

Se suele decir que en la variedad está el gusto, así que cuando te puedes permitir una escapada de cuatro días seguido a Pirineos, la meteorología pinta bien y el lugar que escoges se presta ello, hay que intentar tocar todos los palos de la baraja. Si el día anterior has  disfrutado de una actividad compleja, que ha combinado, roca, nieve, rápeles y otras técnicas de escapismo, hoy puedes permitirte una escalada de placer, protegida por robustos anclajes metalicos, a pie de coche para lamer las heridas del día anterior.

img_3620
La zona de escalada del muro de Cap de Long se encuentra la izquierda del embalse

Rober y Berta ya le han pegado un tiento a la zona y nos comentan que se les quedo pendiente la vía Embarquement Immediat donde, para hacerle honor al nombre, se embarcaron a la salida del primer largo y tuvieron que abandonar. Le echamos un vistazo a la reseña en el libro de “Escalada (fácil y equipada) en el Pirineo Norte” y vemos que tiene buena pinta, así que ya tenemos objetivo para hoy. Son únicamente cinco largos, por lo que podemos permitirnos el lujo de no hacer caso al Consejero número 2, que ayer nos aviso sobre el riesgo de intentar compatibilizar el dormir a pierna suelta y el escalar. Desayunamos con calma, preparamos las cosas y nos vamos a píe de vía a coger turno, ya que hoy es Operacion Salida y los aeropuertos de la zona estan todos colapsados.

Empiezo yo el primer largo por unas placas tumbadas de granito sencillas pero con pocos seguros. La placa se va convirtiendo poco a poco en un diedro, también tumbado, hasta que los seguros se dividen en dos líneas distintas. Esta debe ser la puerta de embarque. Si acudes a la puerta equivocada o bien se te deniega el embarque y te quedas en tierra, o acabas en el vuelo equivocado llegando a un país que no esperabas. Para evitar estas vicisitudes, compruebo mi tarjeta de embarque y me desplazo ligeramente a la derecha para llegar a la sala de espera de la primera reunión. Largo sencillo de unos 30 metros y que no pasa de IV.

Llegan Rober y Eduard a mi altura, donde me devuelven el material y me dicen que me acerque a los mostradores de información a ver si por una de esas casualidades han cambiado la puerta de embarque o han retrasado nuestro vuelo.

p1110322
Comienzo del L2 (IV+ 35m). Paseo por los jardines del aeropuerto buscando la pista de despegue de la izquierda.

Salgo directo desde la reunión y voy viendo que los seguros marcan tendencia a la izquierda hasta donde alcanza la vista. Más allá no se ve nada porque no hay nada, por lo que los diez últimos del largo son un poco expuestos a pesar de ser sencillos.

p1110326
Eduard en las placas del segundo largo

Una vez reunidos escuchamos por megafonía:

  • Última llamada a los pasajeros Eduard, Rober y Gabi. Su vuelo está apunto de despegar.

Efectivamente. Ahora ya no ha confusión posible estamos justo debajo del techo característico de la vía que el tercer largo supera con una travesía espectacular en bavaresa hacia la derecha.

p1110327
Apunto de empezar la travesía del tercer largo

La llegada hasta el techo hay que trabajársela un poco con la adherencia del granito, pero aquí los seguros están bastante cerca, así que la cabeza no juega malas pasadas. Una vez en la travesía, esta no defrauda. Las manos por el interior de la fisura y los pies bailando hacia la derecha hasta llegar al punto débil del desplome, donde te encaramas de nuevo por la placa.

p1110329
Desde aquí se termina de rodear el desplome y ya recto hacia arriba

La reunión está al lado de un árbol colgante por lo que tengo que tirar de imaginación para colocarme con cierta decencia, ya se sabe que los vuelos baratos no son conocidos por el comfort que ofrecen. Ahora les toca el turno a Eduard y a Rober de disfrutar de la adherencia y la travesía. Cuando acaban Rober coge el relevo y se encarga del cuarto largo.

Aquí la tónica cambia un poco. Se pasa de placas relativamente tumbadas a escalada más vertical, pero con más agarres. El cuarto largo tiene los dos pasos más duros de toda la vía, uno poco después de comenzar, donde hay que colocar bien los pies, y otro ya llegando a la reunion donde colocando bien el cuerpo no es preciso tirar mucho de brazos.

img_3631
Eduard superando el paso duro del cuarto largo(V, 45 m).

Desde aquí sólo nos queda el último largo y ya aterrizaremos. Sin embargo, en la pasada de reconocimiento observamos un obstáculo en la pista de aterrizaje. Un árbol en mitad de la chimenea por donde empieza el largo que hay que atravesar por un hueco entre la maraña de ramas y raices que nos encontramos.

img_3637
Rober superando el trozo arbolado

Cuando ya estamos a punto de tocar tierra, vemos que la pista resbala bastante. La canal de salida es bastante herbosa y no tiene ningún seguro, por lo que hay que andar con mucho cuidado para no pasarse de largo en el aterrizaje. Finalmente llegamos a nuestro destino …

img_3639
Vista al embalse

Para volver al embalse ascender un poco andando desde el final de la vía hasta encontrar un sendero que cruza. Nosotros fuimos hacía la izquierda, aunque luego mirando desde abajo nos dio la impresión que por la derecha la vuelta hubiera sido más corta.

Croquis de la vía … como suele ser normal cada reseña da un grado …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s