Los Guardianes del Templo (del 78). Paredón del Alguacil, 110m 6b

Existe una sección de los Chikos del Piolet que más de un martes (… y más de dos) lleva a cabo una rutina de entrenamiento escaladora-política consistente en hacer bloque en el Poli hasta que las manos o los brazos dicen basta, para a continuación llevar a cabo una pequeña tertulia en la bodega Los Hermanos, donde se analiza la situación actual. Es decir sesiones muy fanáticas tanto de escalada como de política. Este grupúsculo se conoce como “Work less, Climb more”. Dada la acumulación de noticias con la que nos abruma la actualidad, una de estas sesiones de martes por la tarde se nos queda corta, por lo que decidimos extenderla al sábado siguiente (Work less) e ir a Montanejos a escalar la vía los Guardianes del Templo (6b, 110 m … Climb More).

p1110074
El Paredón del Algualcil luce así de radiante una mañana cualquiera …

En esta ocasión la cordada la componemos Rober, viajero  y escalador de pared profesional, David, músico y bloquero profesional, y un servidor, paquete profesional.  Solo nos falta Alex, que en esta ocasión no puede acompañarnos. Nos adentramos por el barranco de la Maimona, hasta que poco después del sector de Chulo Panderas, trepamos por unas terrazas hasta el pie del Paredón del Alguacil. La vía en sí no entraña muchas dificultades, está muy bien equipada y los dos largos del principio son V y 6a+, así que me los pido para mí, que para eso soy hoy el paquete de la cordada.

p1110077
Comenzando el primer largo por una placa tumbada. V+, 35 m

El primer largo es cosa de calentar, movimientos de placa que se van complicando un poco antes de llegar a la reunión, pero que se dejan hacer. Rober y David vuelan por este largo y en seguida me devuelven todo el material para que continúe escalando. Me pongo manos a la obra y empiezo a tocar a la puerta del templo.

p1110086
La cosa se pone vertical en el segundo largo. 6a+, 30m

Hoy tengo como observador al maestro encadenador David, me esfuerzo por sacar el largo limpio (sin caídas ni descansos en los seguros). Hasta mitad del largo llego bastante bien, pero a partir de ahí la pila se va acabando y en varias ocasiones siento mi voluntad flaquear. Pero cuando estoy a punto de rendirme oigo a David desde la reunión de abajo:

  • No te cuelgues que te conozco … Tira para arriba anda!!!!!
p1110092
Acabando el segundo largo. Momento vertical

Y a base de obedecer al profe logro llegar a la reunión donde, para mi sorpresa, me encuentro un ejemplar de El País!!

elpais-750
Portada del diario El País del día 20 de Octubre de 2016

 

  • ¿Ostía, que hace esto aquí? – pienso … hasta que recuerdo al gran Gregorio Morán, que sostiene que el diario el País es el gran intelectual orgánico del régimen del 78, y por tanto uno de los Guardianes del Templo (del 78)

Mientras suben Rober y David echo un vistazo a la portada. Como no, la ración diaria de palos a Podemos a cuenta de la protesta estudiantil que hizo que Felipe González y Juan Luis Cebrián tuvieran que cancelar un acto en la Universidad Autónoma. Un poco de ataque a la libertad de expresión por aquí, un poco de violentos por allá y un poco de Pablo Iglesias irresponsable para terminar de aderezar el titular. A su lado, la noticia de los migrantes que se amotinaron en la azotea del CIE de Aluche, pidiendo su libertad, ya que estos sí están privados de ella, confinados en estas cárceles al margen de la ley. Contradicciones del momento histórico que vivimos, dos personajes que lo tienen todo siendo “victimas” de un ataque a su libertad de expresión, y otras personas, cuyo único delito es no tener un papel en regla, privados de todas sus libertades en un CIE.

Ahora le toca el turno a Rober. Viene largo de 6b que empieza potente desde la reunión para ir superando una serie de pequeños desplomes donde hay que colocarse bien y aguantar de brazos. Rober duda en un par de pasos, pero logra leer bien la vía y llega a la reunión sin mayores dificultades.

p1110100
Rober en la salido del tercer largo. 6b, 22m

En uno de estos desplomes, no me coloco bien (y no me refiero a colocarme en ningún consejo de administración de ninguna empresa del IBEX 35), los brazos no me aguantan y me pego un vuelo entretenido. Cuando la cuerda detiene mi caída oigo la voz de Rober desde la reunión:

  • ¿Estás bien Gabi?
  • Sí …
  • Vale, tranquilo. No tengas PRISA – dicha esta última palabra con cierto retintin …
p1110102
Sección de desplomes del tercer largo

Cuando ya estoy llegando a la reunión, me doy cuenta de que suena una voz que no me resulta familiar.

  • Saben ustedes que en El País fuimos los primero que condenaron el golpe de Estado del 23-F …
  • Y también han sido los primeros que han celebrado el golpe palaciego en el PSOE a Pedro Sanchez – contesta David
  • Bueno, es por el bien de España. El señor Sanchez amenazaba con pactar con bolivarianos e independentistas. Eso sería romper los consensos de la Transición. Sabe usted que en el 78 los españoles llegamos a un gran acuerdo … consenso … blablabla … todos cedieron … blablabla …

Ante semejante verborrea consensuada me puedo imaginar que en la siguiente reunión me voy a encontrar a otro de los insignes Guardianes del Tempo del 78, el mismísimo Juan Luis Cebrián.

  • Buenos días, señor Cebrían. ¿Como usted por aquí? ¿Anda huyendo de los doscientos violentos encapuchados que boicotearon su acto el jueves pasado en Madrid?
  • Así es. Es inadmisible que en la España democrática del siglo XXI a uno no le dejen expresarse libremente en una universidad – tono solemne como corresponde a un garante de la credibilidad del establishment
  • ¿Puedo preguntarle una cosa? – le digo yo
  • Adelante
  • ¿De verdad usted cree que se le hubiera permitido la entrada a su acto en la Universidad y el turno de palabra a cualquiera de los estudiantes que llevo a cabo la protesta?
  • Ya estamos con el populismo … – dice mientras tuerce un poco el gesto
  • No ha contestado a mi pregunta
  • Parece usted Ana Pastor
  • Sigue sin contestar a mi pregunta
  • Por favor eran unos violentos que además iban la cara tapada
  • Hombre señor Cebrián también se comenta por ahí que usted usa las líneas editoriales de sus medios de comunicación para defender sus intereses. Eso tampoco es dar la cara precisamente.
  • Sabe, yo ya estoy un poco al margen del bien y del mal. Mis periodistas dan la cara por mí, ¿sabe?
  • Ya que me habla usted de periodistas. ¿Como se defiende la libertad de expresión con grandes palabras a la vez que se veta a periodistas en sus medios por dar informaciones incomodas como su vinculación a los Papeles de Panamá?
  • Otra vez populismo barato, pero le voy a contestar. Esos vetos, tal y como los llama usted, no son ataques a la libertad de expresión. Son decisiones empresariales, nada personal, only business
  • Ya veo, ya … Por cierto algo muy parecido a esto se lo dijo Borrel a Pepa Bueno. ¿Borrel también es populista?
  • Continúen escalando por favor! No puedo seguir perdiendo el tiempo con ustedes.

Le toca a David acabar la vía. Viene un largo corto (toma juego de palabras) de 6b y escasos 20 metros que para todo un titán como David es un juego de niños.

img_3525
David en los primeros pasos del cuarto largo

El largo comienza con un pequeño desplome con un paso un tanto largo para salir una placa vertical con pocos agarres y no demasiado buenos. Por un momento oímos a David murmurar: “Aquí hay un apretoncete”, lo cual traducido a nuestro idioma quiere decir “ay ay ay que viene paso duro”. Pocos minutos después  oímos de nuevo a David:

  • Oye, que esto se ha terminado ya!!!!!

Nos recupera la cuerda y sale primero Rober. Cuando supera el primer desplome salgo yo también. Apenas me he ido de la reunión, escucho al señor Cebrián hablar por su móvil:

Procuro no hacerle mucho caso y me centro en escalar. Supero el primer desplome y cuando llego a la placa veo que efectivamente el “apretoncete” de David es un paso flotante para mí de esos en los que subes sin saber muy bien ni como ni por donde lo has logrado. Después ya fácil hasta acabar la vía.

img_3541
Rober realizando un “pie-mano” para acabar la vía

Recogemos las cuerdas, nos quitamos los pies de gatos, comemos algo y empezamos a bajar cuando nos sorprende una voz con un marcado acento andaluz:

  • Por consiguiente habéis terminado ustedes de escalar

Que ven nuestros ojos … el señor X de los GAL … aburrido consejero de Gas Natural … facilitador de negocios con gobiernos de dudosa legitimidad y en otros tiempos adalid de socialismo español, por consiguiente, Guardián Supremo del Templo

  • ¿Que hace usted por aquí señor González? ¿También escondiéndose?
  • Pues miré usted, así es. Uno ya no puede ir por ahí tranquilo sin que le recuerden lo de la cal viva … Con todo lo que yo he hecho por este país …
  • Las verdades duelen señor González
  • Verdades dice usted … La verdad cambia con el tiempo. A veces muy rápido … ja!!!! Que me lo digan a mí con la que líe con el referendum de la OTAN
  • Está usted desatado. ¿También se cree al margen del bien y del mal como Cebrián?
  • Ayyyy … estos Podemitas con su ética y su dignidad … Bien está lo que le va bien a mis negocios y mal está lo que le va mal a mis negocios. Esa es mi única verdad en estos momentos …
  • Pues nada … vuelva usted a Venezuela a defender la libertad de los presos políticos de allí … o sus negocios … como usted prefiera

En fin, lo dicho anteriormente, tiempo muy contradictorio el que nos está tocando vivir. Unas pocas personas, encerradas en su templo, con mucho poder, mucho dinero y mucha influencia que mercadean con las legitimidades y los consensos de lo bueno y lo malo según sus propios intereses. Mientras tanto, fuera de ese templo, gente que no tiene nada muere en guerras, ahogada en los mares, o por falta de agua o comida … Cuenta la leyenda que alguien expulsó a los mercaderes del templo … ¿Ese alguien tenía coleta?

 

Croquis de la vía en elev-arte.com

 

Anuncios

Obsesiones en la Obsesión (Montanejos, 250m 6c+)

Obsesión

Del lat. obsessio, -ōnis ‘asedio’.

1. f. Perturbación anímica producida por una idea fija.

2. f. Idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud.

Rober tenía una obsesión que resolver antes de emprender camino hacia Nepal y Australia. Esa obsesión tenía forma de muro de roca de 250 metros con una amplia gama de colores y texturas de roca que podría suponer un gran colofón a este año escalador.  Dejo al criterio del lector decidir cual de las dos acepciones se adapta más a las circunstancias.

img_4354
El Espolón de los Agujeros. Escenario de obsesiones escaladoras

De tanto hablarme sobre ella me la pegó y acabé con dos reseñas de la vía imprimidas en mi puesto de trabajo, a las cuales no podía evitar echar un vistazo entre correo electrónico, simulación o llamada telefónica. Puestos a “obsesionarse” con algo, hagámoslo a lo grande.

Y así pasan los días y las semanas, hasta que no hay vuelta a atrás … Rober y Berta se van a seguir dando una vuelta por el mundo … así que toca hacer un Obrint Pas … “es el moment, o ara o mai …”

Llegamos pronto al parking de Montanejos, repartimos el material y nos encaminamos hacia la Maimona. Cruzamos la presa, saludamos a las cabras que nos cruzamos por el lecho del barranco y llegamos al píe del espolón de los agujeros. Ya hemos decidido que vamos a alternar largos y que comienza Rober, así que se pone los pies de gato y comienza a escalar.

img_4357
Obsesión en la Maimona

El primer largo (35m, V+) transcurre por una placa gris con multitud de agujeros que en su segunda mitad tiene algún paso más técnico y vertical. Aun así sabemos que esto no es más que el calentamiento, así que intentamos pasar sin desgastarnos demasiado por aquí, aun a costa de no encadenar el largo.

Llego a la reunión y es mi turno. Este segundo largo (30m, V) comienza recto desde la reunión por una roca más blanquecina hasta llegar a un paso un tanto raro donde comienza una travesía Popular (o Ciudadana) que te deja en la segunda reunión. Obsesionado por encadenar el largo y un poco bloqueado por llevar casi un mes sin tocar caliza no logro disfrutarlo del todo, por lo que al acabarlo intento liberar un poco la tensión soplando el silbato de reunión a pleno pulmon.

p1110800
Salida recta de la reunión y placa un tanto roma
img_4359
Rober en la travesía hacia la reunión

Rober toma el testigo y comienza el tercer largo (30m, 6a) por una fisura/chimenea vertical con el paso más difícil justo a la salida de la reunión. A partir de aquí comienza a progresar más rápido y escucho sus comentarios de satisfacción: “Que movimiento más chulo … que pasada …”. Animado por esta positividad encaro el largo yo también con otra actitud y voy constatando todo lo escuchado anteriormente, escalada vertical pero con movimientos muy bonitos sobre mucho canto.

p1110802
Últimos metros del tercer largo

Una vez en la reunión miro lo que me se me viene encima (nunca mejor dicho porque la salida desploma un poco). En este momento no se exactamente si me encuentro “perturbado anímicamente” o “con una actitud determinada condicionada por una idea fija” … lo que tengo claro es que tengo que acabar el largo aunque sea agarrándome con los dientes a la roca … o a las cintas … Cosas de salir de la zona de comfort y tal …

Comienzo la coreografía del desplome. Cantos muy buenos para ir subiendo pies y recolocándote hasta el segundo parabolt, donde los agarres dejan de ser tan evidentes. Aun así sigo en plan encadenador hacía arriba hasta que mis antebrazos pulsan el botón de “Parada Solicitada” y no me queda más remedio que hacerles caso y destrepar un poco antes de un vuelo sin motor. Aquí Rober me da un par de consejos, y siguiéndolos, logro superar el último sector desplomado, pero …

p1110803
Superando los desplomes

“… esto no se ha terminado … aun podemos aguantar … esto no se ha terminado … no nos vamos a marchar”

… ahora viene un muro vertical y muy técnico con miniagujeros, pequeñas regletas y escasos pies. Me toca emplearme a fondo y atender a los consejos de la niñez: despacito y buena letra. De este modo, entre pasos flotantes y apretones voy progresando, tomandome un merecido descanso en cada chapa, hasta superar la parte más vertical, pero …

” … aun no hemos llegado al lugar donde teníamos pensado ni de casualidad … “

p1110804
Reposando que es gerundio

… los últimos metros del largo discurren por una chimenea un tanto rota a la derecha, lo cual unido al motín con el que amenazan mis antebrazos, hacen que tenga que extremar la atención cuando ya ha pasado lo más difícil para no caer, aunque no pasaría nada porque …

” … estas ahí para agarrarme … estoy aquí por si te caes …”

… la vía está muy bien asegurada lo que permite escalar con bastante tranquilidad. Y entre tragar saliva y tantear roca por fin alcanzo a la reunión y con la relajación que ello supone mis reflexiones se entrelazan con la letra de la canción que lleva sonando en mi cabeza toda la mañana.

img_4360
Rober en la zona de roca más delicada

” … me siento mejor que la última vez …” … bueno, de hecho esta ha sido la primera vez que escalo un 6c de primero …

” … y si esta es la ultima vez quizá sea la mejor …” … digo yo que habrá más veces … y espero que mejores…

” … podemos ser como soldados dentro de un mismo batallón … ” 

” … estamos en la mente del sirviente, en boca del empresario y del cantante …”

” … somos gente necesaria y no nos vamos a marchar …” … aunque tantos amig@s estén teniendo que buscarse la vida lejos de su hogar …

” … aun podemos aguantar, aun no ha salido el sol …” … los que nos quedamos tendremos que aguantar ( y luchar) hasta que salga el sol …

Ahora nos encontramos al pie del diedro rojo (dos rojos en el diedro rojo). Otro largo (30m, 6b) muy técnico, muy vertical y sobre todo muy obligado que, para rematar la jugada, tiene un tramo de roca no muy fiable. Rober empieza a hacer piruetas y acrobacias para superar el diedro, que desploma ligeramente, atravesar un poco a la derecha por una placa muy fina y, finalmente, salir por un techo que desploma (este no ligeramente). Cuando termina el largo me grita desde la reunión:

  • Gabi, este largo es duro …
  • Ya, algo había notado … – pienso yo
img_4364
Rober atacando el desplome después de superar la placa fina, fina

Comienzo a subir por el diedro, haciendo escorzos para que la mochila no me moleste en cada empotramiento que hago. Salgo a la placa y progreso de nuevo con la sensación de ir flotando sobre la roca de la mala espina que da, hasta que en el desplome de salida tengo que colgarme a descansar porque ya voy con la lengua fuera.

p1110807
Últimos metros del quinto largo

Respiro, cierro la mochila, que con tanto roce en el diedro se ha abierto, y supero el desplome. Un último apretón y reunión a la vista. Sin darle muchas más vueltas al asunto me cargo todas la cintas al arnés y continúo. Me toca un largo fácil (30m, 6a) comparado con lo que llevamos encima. Va todo el rato con tendencia a la derecha hasta una pequeña fisura más vertical, en cuyo final la reunión se ubica un poco hacia la izquierda. Algún trozo de roca un poco suelta es el único problema del largo.

p1110811
Tónica general del sexto largo, travesía a derechas con buen canto, pero roca dudosa

Comparado con los dos largos anteriores este lo hacemos bastante rápido, con lo que nos queda ya la traca final: un 6c+  de otros 30 metros que le toca a Rober. Se sale por la derecha de la reunión por una bavaresa que tampoco es fácil hasta llegar un muro corto muy brutal, pero muy acerable. Rober no se lo piensa y de chapa en chapa supera la sección complicada y sale ya a terreno más sencillo. Empalma con el último largo, corto y fácil (20m, IV+) y da por superada su particular Obsesión. A mí aun me queda exprimirme un poco más … pero ahora, sí ya ha salido el sol en la cumbre del espolón de los agujeros.

p1110813
Una obsesión menos!!

Desde aquí bajada de cabra montesa siguiendo hitos hasta la presa, vuelta al coche y paletilla de cordero en nuestro bar favorito de Montanejos. Cuando ya estabamos acabando, el dueño del bar visiblemente agotado después de todo el día poniendo comidas, nos pregunta:

  • ¿Vosotros de que trabajáis?
  • Yo soy ingeniero – le contesto
  • Y yo viajero – le dice Rober

Tal es la cara de sorpresa que pone al oir la contestación de Rober, que este tiene que explicarle que viajan para conocer mundo y trabajan en los lugares a los que van.

Al final nos damos cuenta que para algunas personas su obsesión acaba siendo el trabajo. Probablemente por que no tengan otro remedio si quieren mantener a su familia.

¿Elegimos cada uno nuestras obsesiones?

¿O en ocasiones no nos queda más remedio que obsesionarnos con ciertas cosas/personas/ideas?

¿Que hacemos con nuestras obsesiones? ¿Las afrontamos o las dejamos pasar?

¿Qué diferencia hay entre cabezoneria y constancia?

 

Mas informacion sobre la via:

7