Pirineos Go! Hazte con todos … los tresmiles. Ramougn

El verano del año 2016 pasará a los libros de historia por un hecho que revolucionó el mundo civilizado. ¿Cual? El pueblo español (muy español y mucho español)  vuelve a votar en masa a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno ??? … NOO !!! … Por la irrupción en esta sociedad histérica de Pokemon Go! Durante un par de semanas no habrá día en que uno encienda la tele y no tenga que tragarse una par de noticias sobre la situación más esperpéntica en la que alguien ha sufrido un accidente mientras intentaba cazar un Pokemon virtual. Cosas de la psot-Modernidad y las nuevas tecnologías …

img_3647
Lac de Aubert. Un lugar idílico para hacer vivac

Nosotros, todavía en el área del Neouville, donde no hay cobertura, y por tanto no podemos dedicarnos a cazar a estos bichos inventados, tendremos que conformarnos con cazar tresmiles. Curiosa la tendencia antropológica que tenemos de coleccionar cosas, ya sean tresmiles, Pokemons, piedras, conchas o cuberterías de equipos de fútbol …

El Ramougn es uno de esos tresmiles para coleccionistas. Apartado de los macizos principales y con una vía de acceso que requiere de trepadas un tanto aéreas. Pero vaya, como suele pasar con el coleccionismo, estas cosas hacen más valioso al objeto de deseo, por lo que aquellos que quieren acabar su lista de tresmiles (no miro a nadie, Rober, Luis, Jose Luis, Manu) han de alcanzar su cumbre.

img_3644
Allá al fondo el Ramougn

El día vuelve a amanecer radiante, así que sobre las 7 de la mañana nos ponemos en marcha Rober, Berta, Eduard y yo. La primera parte de la subida nos vuelve a regalar unas vistas espectaculares sobre esta zona del Pirineo Francés. Los hitos aparecen y desaparecen bastante a menudo, pero como Rober y Berta han hecho esta ruta dos días antes nos van dirigiendo hasta que el camino hacia el Ramougn se separa de la ruta normal al Neouville.

img_3657
Superado este caos de bloques, giraremos hacia la izquierda en dirección al Ramougn

En este punto entramos en el nevero, por lo que hacemos una parada rápida para colocarnos los crampones y sacar el piolet. Conforme nos vamos acercando a la base de la arista que conecta el Ramougn con el Neouville la subida parece más complicada.

img_3665

Según hemos leído en las reseñas no hay ningún paso especialmente difícil, pero si varios con patio. Conforme seguimos acercándonos vamos identificando los punto claves de la ruta lo cual nos tranquiliza un poco.

img_3662

Finalmente salimos del nevero y ya nos montamos en el canal de roca donde empieza la escalada al Ramougn. Eduard y yo formaremos una cordada que iremos por delante y Rober y Berta nos seguirán.

p1110345
Equipándonos antes de meternos en faena

La principal dificultad se encuentra nada más comenzar, donde hay que atravesar una placa tumbada con un patio interesante desde un pequeño collado hasta otro canal de roca. Afortunadamente, la placa tumbada tiene multitud de fisuras y recovecos por donde avanzar y meter seguros para proteger. Además, con los pies de gato se sube sin problemas. Paso yo y Eduard viene después.

p1110351
Placa tumbada que hay que atravesar por la vertiente norte

Continuo de primero intentando buscar el camino más evidente en todo momento. La ruta se asegura muy bien, la roca es muy aceptable y ya no hay tanto patio, así que seguimos ascendiendo por la vertiente norte sin mayor problema. Cuando las cosas se complican por este lado me da la impresión que hay que cruzar la arista hasta la vertiente sur. Mientras me lo pienso llega un guía francés con un cliente que nos adelanta. Compruebo que han cruzado la arista como yo suponía, por lo que me pongo a rebufo y les sigo.

img_3696
Eduard atravesando la misma placa

Llega Eduard y pide seguir él de primero. Le paso los cacharros y comienza él a seguir la estela de nuestros vecinos del norte. La cosa se pone un poco más fácil de momento, puesto que se continua por una chimeneas bastante protegidas hasta llegar a otra placa, donde hay que volver a proteger con friends y lazos.

Desde aquí ya alcanzamos la cumbre donde coincidimos de nuevo con los franceses. Les preguntamos que desde donde se rapela, a lo que nos contestan con “Ne pas rapel” … Asi que nos tocará destrepar todo lo escalado hasta aquí.

p1110348

Esperamos a Rober y a Berta para hacernos la foto de cumbre todos juntos y comenzamos el descenso.

img_3689
El SAM vuelve a la carga

Con el camino memorizado de la reciente subida volvemos al collado sin ninguna dificultad, donde recogemos cuerdas y volvemos a calzarnos los crampones para comenzar el descenso.

Aquí tenéis el track en Wikiloc.

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14055737

Embarquement immédiat (V+, 200 m) Cap de Long

Se suele decir que en la variedad está el gusto, así que cuando te puedes permitir una escapada de cuatro días seguido a Pirineos, la meteorología pinta bien y el lugar que escoges se presta ello, hay que intentar tocar todos los palos de la baraja. Si el día anterior has  disfrutado de una actividad compleja, que ha combinado, roca, nieve, rápeles y otras técnicas de escapismo, hoy puedes permitirte una escalada de placer, protegida por robustos anclajes metalicos, a pie de coche para lamer las heridas del día anterior.

img_3620
La zona de escalada del muro de Cap de Long se encuentra la izquierda del embalse

Rober y Berta ya le han pegado un tiento a la zona y nos comentan que se les quedo pendiente la vía Embarquement Immediat donde, para hacerle honor al nombre, se embarcaron a la salida del primer largo y tuvieron que abandonar. Le echamos un vistazo a la reseña en el libro de “Escalada (fácil y equipada) en el Pirineo Norte” y vemos que tiene buena pinta, así que ya tenemos objetivo para hoy. Son únicamente cinco largos, por lo que podemos permitirnos el lujo de no hacer caso al Consejero número 2, que ayer nos aviso sobre el riesgo de intentar compatibilizar el dormir a pierna suelta y el escalar. Desayunamos con calma, preparamos las cosas y nos vamos a píe de vía a coger turno, ya que hoy es Operacion Salida y los aeropuertos de la zona estan todos colapsados.

Empiezo yo el primer largo por unas placas tumbadas de granito sencillas pero con pocos seguros. La placa se va convirtiendo poco a poco en un diedro, también tumbado, hasta que los seguros se dividen en dos líneas distintas. Esta debe ser la puerta de embarque. Si acudes a la puerta equivocada o bien se te deniega el embarque y te quedas en tierra, o acabas en el vuelo equivocado llegando a un país que no esperabas. Para evitar estas vicisitudes, compruebo mi tarjeta de embarque y me desplazo ligeramente a la derecha para llegar a la sala de espera de la primera reunión. Largo sencillo de unos 30 metros y que no pasa de IV.

Llegan Rober y Eduard a mi altura, donde me devuelven el material y me dicen que me acerque a los mostradores de información a ver si por una de esas casualidades han cambiado la puerta de embarque o han retrasado nuestro vuelo.

p1110322
Comienzo del L2 (IV+ 35m). Paseo por los jardines del aeropuerto buscando la pista de despegue de la izquierda.

Salgo directo desde la reunión y voy viendo que los seguros marcan tendencia a la izquierda hasta donde alcanza la vista. Más allá no se ve nada porque no hay nada, por lo que los diez últimos del largo son un poco expuestos a pesar de ser sencillos.

p1110326
Eduard en las placas del segundo largo

Una vez reunidos escuchamos por megafonía:

  • Última llamada a los pasajeros Eduard, Rober y Gabi. Su vuelo está apunto de despegar.

Efectivamente. Ahora ya no ha confusión posible estamos justo debajo del techo característico de la vía que el tercer largo supera con una travesía espectacular en bavaresa hacia la derecha.

p1110327
Apunto de empezar la travesía del tercer largo

La llegada hasta el techo hay que trabajársela un poco con la adherencia del granito, pero aquí los seguros están bastante cerca, así que la cabeza no juega malas pasadas. Una vez en la travesía, esta no defrauda. Las manos por el interior de la fisura y los pies bailando hacia la derecha hasta llegar al punto débil del desplome, donde te encaramas de nuevo por la placa.

p1110329
Desde aquí se termina de rodear el desplome y ya recto hacia arriba

La reunión está al lado de un árbol colgante por lo que tengo que tirar de imaginación para colocarme con cierta decencia, ya se sabe que los vuelos baratos no son conocidos por el comfort que ofrecen. Ahora les toca el turno a Eduard y a Rober de disfrutar de la adherencia y la travesía. Cuando acaban Rober coge el relevo y se encarga del cuarto largo.

Aquí la tónica cambia un poco. Se pasa de placas relativamente tumbadas a escalada más vertical, pero con más agarres. El cuarto largo tiene los dos pasos más duros de toda la vía, uno poco después de comenzar, donde hay que colocar bien los pies, y otro ya llegando a la reunion donde colocando bien el cuerpo no es preciso tirar mucho de brazos.

img_3631
Eduard superando el paso duro del cuarto largo(V, 45 m).

Desde aquí sólo nos queda el último largo y ya aterrizaremos. Sin embargo, en la pasada de reconocimiento observamos un obstáculo en la pista de aterrizaje. Un árbol en mitad de la chimenea por donde empieza el largo que hay que atravesar por un hueco entre la maraña de ramas y raices que nos encontramos.

img_3637
Rober superando el trozo arbolado

Cuando ya estamos a punto de tocar tierra, vemos que la pista resbala bastante. La canal de salida es bastante herbosa y no tiene ningún seguro, por lo que hay que andar con mucho cuidado para no pasarse de largo en el aterrizaje. Finalmente llegamos a nuestro destino …

img_3639
Vista al embalse

Para volver al embalse ascender un poco andando desde el final de la vía hasta encontrar un sendero que cruza. Nosotros fuimos hacía la izquierda, aunque luego mirando desde abajo nos dio la impresión que por la derecha la vuelta hubiera sido más corta.

Croquis de la vía … como suele ser normal cada reseña da un grado …

Barrio Sésamo, arriba y abajo. Arista Tres Consejeros al Neouville

 

Los viajes a Pirineos en verano siempre ofrecen un componente sorpresa de viaje en el tiempo. Puede ser que salgas de Valencia a 30 grados con una humedad asifixiante, te metas en tu coche, convertido hoy en la máquina del tiempo de Marty McFly, y aparezcas 6 horas después en un lugar a 0 grados. Si hubiera nieve, pensarías que o has retrocedido o te has saltado un par de estaciones. Cuando ocurre esto sales del coche rápidamente rebuscas en la mochila la ropa de abrigo más a mano que haya, montas la tienda de campaña y a esperar a ver como amanece.

Después de este largo viaje en el tiempo y en el espacio se hace duro levantarse, así que nos lo tomamos con calma y dejamos que el sol caliente el ambiente.

img_3561
Embalse de Cap Longe

El día ha amanecido radiante. Nuestro viaje en el tiempo parece haber sido un espejismo y estamos de nuevo en verano. Desayunamos con calma y debatimos que hacer. Tanto Eduard como yo llevamos bastante tiempo sin hacer actividades largas montañeras, con todo lo que que ello implica: horas de actividad, mochilón a la espalda, ensambles y demás técnicas de fortuna. Por ello decidimos dedicar el día a dar un paseo hasta el pie de la arista de los Tres Consejeros al pico Neouville para reconocer un poco el terreno. Eso sí, por entrenar un poco y limpiar nuestra mala conciencia por habernos levantado tan tarde, cargamos las mochilas con cuerdas,hierros y pies de gato …

cimg3397
Arista Ferbos al fondo

Rodeamos el embalse y vamos ascendiendo por su margen derecha.

img_3571
Vamos ganando altura sobre el embalse. El entorno es bastante alpino y muy agreste comparado con su vecino Pirineo del Sur

En poco más de hora y media llegamos al pie del nevero que da acceso a la canal de roca desde donde alcanzaríamos el collado por el que comenzar la arista. Llegados a este punto las ganas que tiene Eduard de volver a empantanarse en una cresta y escuchar en las alturas el sonido del silbato de Rober hacen que nos envalentonemos y pasemos del “No, es no” a hacer hoy la cresta a una “Abstención Técnica” sobre la lógica montañera, que dice que estas no son horas de meterse en este berenjenal.

img_3574
Arista Ferbos a la izquierda y Tres Consejeros a la derecha. En medio la canal de acceso al collado

Sin darle muchas más vueltas al asunto nos ponemos los crampones y subimos el nevero que a estas alturas del verano ya presenta una rimaya modelo Boca de Lobo.

img_3575
Eduard en la travesía del nevero

Busco el punto más débil de la rimaya para pasar a la pared y con una par de pasos de destrepe en por la nieve logro encaramarme a la roca. Le indico a Eduard por donde bajar y nos reencontramos al pie de la canal del acceso.

img_3589
Eduard destrepando la rimaya

Parece que por arriba todavía queda un poco de nieve, así que decidimos no quitarnos los crampones e ir trepando por la chimenea.

cimg3403
Primeros pasos de la chimenea

A excepción de un pequeño paso en travesía a la izquierda bastante expuesto, la trepada no es muy difícil. Simplemente hay que ir prestando atención a la roca que está un poco descompuesta e ir ascendiendo hasta llegar al collado. Una vez allí, picamos algo, cambiamos las botas por los pies de gato, sacamos la cuerda y empezamos la arista. Eduard ya la conoce y me dice que en principio es todo roca buena y no muy complicado. Empiezo a escalar yo y aunque sí que es cierto que los pasos no revisten mucha dificultad técnica, la roca no me parece demasiado buena, asi que voy con mucho tiento. Apuro la cuerda para el primer largo y cuando llega Eduard sigo yo en cabeza. El segundo largo lo comienzo por la izquierda hasta que llego a un pequeño muro vertical donde tengo que hacer un par de pasos delicados hasta llegar a terreno más fácil. Aquí hemos superado ya la primera sección más vertical de la arista.

Llega Eduard, que después de este calentamiento, ya se pide ir de primero un rato. Mientras él avanza, veo a la cordada que va delante de nosotros escalar el diedro, la mayor dificultad del día. Lo superan sin muchos problemas y continúan por terreno más horizontal hacia la cumbre del Neouville. Me voy preparando mentalmente para ese largo hasta que oigo que Eduard me dice:

  • Creo que me he dejado las botas abajo … Espera que lo mire … Sí, las botas se han quedado en el collado …

Coco dice: “las botas están abajo y vosotros estáis arriba” y “La cumbre está cerca y las botas lejos”

A lo que Eduard le contesta:  “No sin mis botas … Hay que volver a por ellas, porque con los pies de gato no puedo bajar por el nevero de Neouville”

Y yo pienso: “Alrededor nuestro solo tenemos el vacío de la arista, así que solo nos queda la opción de volver a atravesar la arista ahora en sentido de bajada “… Y como todo montañero sabe, del mismo modo que arriba y abajo no es lo mismo, subir y bajar tampoco lo es …

Descartamos la opción de rapelar, ya que a mí no me está dando demasiada confianza la roca. Solo nos queda destrepar asegurados. Yo bajaré primero metiendo seguros intermedios, con Eduard asegurándome desde arriba y una vez abajo le aseguraré yo a él. La bajada es muy aérea, será por juegos de la mente y la percepción, o por un conocimiento muy exhaustivo de las leyes de Newton cada metro que vas bajando supone un ejercicio de control psicológico bastante saludable. Pero bueno, con calma y asegurando bien cada paso logro llegar al collado, donde veo, tan ufanas ellas, las botas de Eduard tomando el sol.

  • Ves, te dije que volverían a por nosotras – le dice la bota a la izquierda a la derecha con sonrisa guasona

Llegados a este punto es tarde para retomar la cresta, así que no nos queda otra que bajar por la canal que hemos subido hace unas horas. Si no querías caldo, toma dos tazas … subida rápida y segura … bajada lenta y agónica, con la roca húmeda por la nieve que se ha ido derritiendo durante la jornada y con las fauces de la rimaya amezantes esperando recibirte para enseñarte que es lo que la montaña esconde entre el invierno y el verano.

img_3596
Eduard comenzando la bajada de la canal

Ya llegando al único paso más complicado de la canal, las fuerzas mentales van flaqueando al pensar en tener que volver a pasar por ahí sí o sí. Pero, como no hay mal que cien años dure, aparece como por arte de magia en frente de mis narices un maravilloso parabolt … TIERRA A LA VISTA!!!!!!!!!!!

Sacamos la cuerda y montamos un rápel con el cual superamos la travesía delicada y pasamos por encima de la rimaya dejando al lobo en su interior que siga salivando …

cimg3408
Rapel salvador

El rápel incluso nos deja más abajo de la sección más inclinada del nevero, por lo que por fin podemos bajar un poco la guardia.

Coco dice: “Ahora estáis abajo”

img_3600
Desde abajo las cosas se ven de otra manera

Se ha quedado una tarde preciosa, por lo que nos tomamos el resto de la bajada con calma.

img_3603

Cuando la arista empieza a quedar a nuestra espalda se levanta un ligera brisa que trae una voces desde la alturas:

  • EHHH !!! … vosotros dos … sí, sí, os decimos a vosotros, gatos sin botas dormilones!!!

Ante esa descripción está claro que alguien nos está hablando a nosotros

  • ¿Quien habla?
  • Somos los Tres Consejeros del Neouville … Aunque no hayáis hecho cumbre os vamos a dar unos consejos para que no volváis a liarla de esta manera …
  • Consejero número 1:
    • “Ponedle un cascabel a las botas … y si dejais de oir el clinc-clinc ya sabéis que algo va mal …”
  • Consejero número 2:
    • “Si quieres dormir, duerme … y si quieres ir al monte, ve al monte … Pero no se puede estar en el plato y en las tajadas …”
  • Consejero número 3:
    • “Más vale estar abajo deseando estar arriba, que estar arriba deseando estar abajo …”
  • Oiga señor Consejero, ¿esto se aplica a política también?
  • Interesante apreciación. Voy a debatirlo con mis compañeros y la próxima vez que vuelva usted por aquí le haré saber la conclusión a la que hemos llegado.

 

Track hasta el collado 

Los Guardianes del Templo (del 78). Paredón del Alguacil, 110m 6b

Existe una sección de los Chikos del Piolet que más de un martes (… y más de dos) lleva a cabo una rutina de entrenamiento escaladora-política consistente en hacer bloque en el Poli hasta que las manos o los brazos dicen basta, para a continuación llevar a cabo una pequeña tertulia en la bodega Los Hermanos, donde se analiza la situación actual. Es decir sesiones muy fanáticas tanto de escalada como de política. Este grupúsculo se conoce como “Work less, Climb more”. Dada la acumulación de noticias con la que nos abruma la actualidad, una de estas sesiones de martes por la tarde se nos queda corta, por lo que decidimos extenderla al sábado siguiente (Work less) e ir a Montanejos a escalar la vía los Guardianes del Templo (6b, 110 m … Climb More).

p1110074
El Paredón del Algualcil luce así de radiante una mañana cualquiera …

En esta ocasión la cordada la componemos Rober, viajero  y escalador de pared profesional, David, músico y bloquero profesional, y un servidor, paquete profesional.  Solo nos falta Alex, que en esta ocasión no puede acompañarnos. Nos adentramos por el barranco de la Maimona, hasta que poco después del sector de Chulo Panderas, trepamos por unas terrazas hasta el pie del Paredón del Alguacil. La vía en sí no entraña muchas dificultades, está muy bien equipada y los dos largos del principio son V y 6a+, así que me los pido para mí, que para eso soy hoy el paquete de la cordada.

p1110077
Comenzando el primer largo por una placa tumbada. V+, 35 m

El primer largo es cosa de calentar, movimientos de placa que se van complicando un poco antes de llegar a la reunión, pero que se dejan hacer. Rober y David vuelan por este largo y en seguida me devuelven todo el material para que continúe escalando. Me pongo manos a la obra y empiezo a tocar a la puerta del templo.

p1110086
La cosa se pone vertical en el segundo largo. 6a+, 30m

Hoy tengo como observador al maestro encadenador David, me esfuerzo por sacar el largo limpio (sin caídas ni descansos en los seguros). Hasta mitad del largo llego bastante bien, pero a partir de ahí la pila se va acabando y en varias ocasiones siento mi voluntad flaquear. Pero cuando estoy a punto de rendirme oigo a David desde la reunión de abajo:

  • No te cuelgues que te conozco … Tira para arriba anda!!!!!
p1110092
Acabando el segundo largo. Momento vertical

Y a base de obedecer al profe logro llegar a la reunión donde, para mi sorpresa, me encuentro un ejemplar de El País!!

elpais-750
Portada del diario El País del día 20 de Octubre de 2016

 

  • ¿Ostía, que hace esto aquí? – pienso … hasta que recuerdo al gran Gregorio Morán, que sostiene que el diario el País es el gran intelectual orgánico del régimen del 78, y por tanto uno de los Guardianes del Templo (del 78)

Mientras suben Rober y David echo un vistazo a la portada. Como no, la ración diaria de palos a Podemos a cuenta de la protesta estudiantil que hizo que Felipe González y Juan Luis Cebrián tuvieran que cancelar un acto en la Universidad Autónoma. Un poco de ataque a la libertad de expresión por aquí, un poco de violentos por allá y un poco de Pablo Iglesias irresponsable para terminar de aderezar el titular. A su lado, la noticia de los migrantes que se amotinaron en la azotea del CIE de Aluche, pidiendo su libertad, ya que estos sí están privados de ella, confinados en estas cárceles al margen de la ley. Contradicciones del momento histórico que vivimos, dos personajes que lo tienen todo siendo “victimas” de un ataque a su libertad de expresión, y otras personas, cuyo único delito es no tener un papel en regla, privados de todas sus libertades en un CIE.

Ahora le toca el turno a Rober. Viene largo de 6b que empieza potente desde la reunión para ir superando una serie de pequeños desplomes donde hay que colocarse bien y aguantar de brazos. Rober duda en un par de pasos, pero logra leer bien la vía y llega a la reunión sin mayores dificultades.

p1110100
Rober en la salido del tercer largo. 6b, 22m

En uno de estos desplomes, no me coloco bien (y no me refiero a colocarme en ningún consejo de administración de ninguna empresa del IBEX 35), los brazos no me aguantan y me pego un vuelo entretenido. Cuando la cuerda detiene mi caída oigo la voz de Rober desde la reunión:

  • ¿Estás bien Gabi?
  • Sí …
  • Vale, tranquilo. No tengas PRISA – dicha esta última palabra con cierto retintin …
p1110102
Sección de desplomes del tercer largo

Cuando ya estoy llegando a la reunión, me doy cuenta de que suena una voz que no me resulta familiar.

  • Saben ustedes que en El País fuimos los primero que condenaron el golpe de Estado del 23-F …
  • Y también han sido los primeros que han celebrado el golpe palaciego en el PSOE a Pedro Sanchez – contesta David
  • Bueno, es por el bien de España. El señor Sanchez amenazaba con pactar con bolivarianos e independentistas. Eso sería romper los consensos de la Transición. Sabe usted que en el 78 los españoles llegamos a un gran acuerdo … consenso … blablabla … todos cedieron … blablabla …

Ante semejante verborrea consensuada me puedo imaginar que en la siguiente reunión me voy a encontrar a otro de los insignes Guardianes del Tempo del 78, el mismísimo Juan Luis Cebrián.

  • Buenos días, señor Cebrían. ¿Como usted por aquí? ¿Anda huyendo de los doscientos violentos encapuchados que boicotearon su acto el jueves pasado en Madrid?
  • Así es. Es inadmisible que en la España democrática del siglo XXI a uno no le dejen expresarse libremente en una universidad – tono solemne como corresponde a un garante de la credibilidad del establishment
  • ¿Puedo preguntarle una cosa? – le digo yo
  • Adelante
  • ¿De verdad usted cree que se le hubiera permitido la entrada a su acto en la Universidad y el turno de palabra a cualquiera de los estudiantes que llevo a cabo la protesta?
  • Ya estamos con el populismo … – dice mientras tuerce un poco el gesto
  • No ha contestado a mi pregunta
  • Parece usted Ana Pastor
  • Sigue sin contestar a mi pregunta
  • Por favor eran unos violentos que además iban la cara tapada
  • Hombre señor Cebrián también se comenta por ahí que usted usa las líneas editoriales de sus medios de comunicación para defender sus intereses. Eso tampoco es dar la cara precisamente.
  • Sabe, yo ya estoy un poco al margen del bien y del mal. Mis periodistas dan la cara por mí, ¿sabe?
  • Ya que me habla usted de periodistas. ¿Como se defiende la libertad de expresión con grandes palabras a la vez que se veta a periodistas en sus medios por dar informaciones incomodas como su vinculación a los Papeles de Panamá?
  • Otra vez populismo barato, pero le voy a contestar. Esos vetos, tal y como los llama usted, no son ataques a la libertad de expresión. Son decisiones empresariales, nada personal, only business
  • Ya veo, ya … Por cierto algo muy parecido a esto se lo dijo Borrel a Pepa Bueno. ¿Borrel también es populista?
  • Continúen escalando por favor! No puedo seguir perdiendo el tiempo con ustedes.

Le toca a David acabar la vía. Viene un largo corto (toma juego de palabras) de 6b y escasos 20 metros que para todo un titán como David es un juego de niños.

img_3525
David en los primeros pasos del cuarto largo

El largo comienza con un pequeño desplome con un paso un tanto largo para salir una placa vertical con pocos agarres y no demasiado buenos. Por un momento oímos a David murmurar: “Aquí hay un apretoncete”, lo cual traducido a nuestro idioma quiere decir “ay ay ay que viene paso duro”. Pocos minutos después  oímos de nuevo a David:

  • Oye, que esto se ha terminado ya!!!!!

Nos recupera la cuerda y sale primero Rober. Cuando supera el primer desplome salgo yo también. Apenas me he ido de la reunión, escucho al señor Cebrián hablar por su móvil:

Procuro no hacerle mucho caso y me centro en escalar. Supero el primer desplome y cuando llego a la placa veo que efectivamente el “apretoncete” de David es un paso flotante para mí de esos en los que subes sin saber muy bien ni como ni por donde lo has logrado. Después ya fácil hasta acabar la vía.

img_3541
Rober realizando un “pie-mano” para acabar la vía

Recogemos las cuerdas, nos quitamos los pies de gatos, comemos algo y empezamos a bajar cuando nos sorprende una voz con un marcado acento andaluz:

  • Por consiguiente habéis terminado ustedes de escalar

Que ven nuestros ojos … el señor X de los GAL … aburrido consejero de Gas Natural … facilitador de negocios con gobiernos de dudosa legitimidad y en otros tiempos adalid de socialismo español, por consiguiente, Guardián Supremo del Templo

  • ¿Que hace usted por aquí señor González? ¿También escondiéndose?
  • Pues miré usted, así es. Uno ya no puede ir por ahí tranquilo sin que le recuerden lo de la cal viva … Con todo lo que yo he hecho por este país …
  • Las verdades duelen señor González
  • Verdades dice usted … La verdad cambia con el tiempo. A veces muy rápido … ja!!!! Que me lo digan a mí con la que líe con el referendum de la OTAN
  • Está usted desatado. ¿También se cree al margen del bien y del mal como Cebrián?
  • Ayyyy … estos Podemitas con su ética y su dignidad … Bien está lo que le va bien a mis negocios y mal está lo que le va mal a mis negocios. Esa es mi única verdad en estos momentos …
  • Pues nada … vuelva usted a Venezuela a defender la libertad de los presos políticos de allí … o sus negocios … como usted prefiera

En fin, lo dicho anteriormente, tiempo muy contradictorio el que nos está tocando vivir. Unas pocas personas, encerradas en su templo, con mucho poder, mucho dinero y mucha influencia que mercadean con las legitimidades y los consensos de lo bueno y lo malo según sus propios intereses. Mientras tanto, fuera de ese templo, gente que no tiene nada muere en guerras, ahogada en los mares, o por falta de agua o comida … Cuenta la leyenda que alguien expulsó a los mercaderes del templo … ¿Ese alguien tenía coleta?

 

Croquis de la vía en elev-arte.com

 

Obsesiones en la Obsesión (Montanejos, 250m 6c+)

Obsesión

Del lat. obsessio, -ōnis ‘asedio’.

1. f. Perturbación anímica producida por una idea fija.

2. f. Idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud.

Rober tenía una obsesión que resolver antes de emprender camino hacia Nepal y Australia. Esa obsesión tenía forma de muro de roca de 250 metros con una amplia gama de colores y texturas de roca que podría suponer un gran colofón a este año escalador.  Dejo al criterio del lector decidir cual de las dos acepciones se adapta más a las circunstancias.

img_4354
El Espolón de los Agujeros. Escenario de obsesiones escaladoras

De tanto hablarme sobre ella me la pegó y acabé con dos reseñas de la vía imprimidas en mi puesto de trabajo, a las cuales no podía evitar echar un vistazo entre correo electrónico, simulación o llamada telefónica. Puestos a “obsesionarse” con algo, hagámoslo a lo grande.

Y así pasan los días y las semanas, hasta que no hay vuelta a atrás … Rober y Berta se van a seguir dando una vuelta por el mundo … así que toca hacer un Obrint Pas … “es el moment, o ara o mai …”

Llegamos pronto al parking de Montanejos, repartimos el material y nos encaminamos hacia la Maimona. Cruzamos la presa, saludamos a las cabras que nos cruzamos por el lecho del barranco y llegamos al píe del espolón de los agujeros. Ya hemos decidido que vamos a alternar largos y que comienza Rober, así que se pone los pies de gato y comienza a escalar.

img_4357
Obsesión en la Maimona

El primer largo (35m, V+) transcurre por una placa gris con multitud de agujeros que en su segunda mitad tiene algún paso más técnico y vertical. Aun así sabemos que esto no es más que el calentamiento, así que intentamos pasar sin desgastarnos demasiado por aquí, aun a costa de no encadenar el largo.

Llego a la reunión y es mi turno. Este segundo largo (30m, V) comienza recto desde la reunión por una roca más blanquecina hasta llegar a un paso un tanto raro donde comienza una travesía Popular (o Ciudadana) que te deja en la segunda reunión. Obsesionado por encadenar el largo y un poco bloqueado por llevar casi un mes sin tocar caliza no logro disfrutarlo del todo, por lo que al acabarlo intento liberar un poco la tensión soplando el silbato de reunión a pleno pulmon.

p1110800
Salida recta de la reunión y placa un tanto roma
img_4359
Rober en la travesía hacia la reunión

Rober toma el testigo y comienza el tercer largo (30m, 6a) por una fisura/chimenea vertical con el paso más difícil justo a la salida de la reunión. A partir de aquí comienza a progresar más rápido y escucho sus comentarios de satisfacción: “Que movimiento más chulo … que pasada …”. Animado por esta positividad encaro el largo yo también con otra actitud y voy constatando todo lo escuchado anteriormente, escalada vertical pero con movimientos muy bonitos sobre mucho canto.

p1110802
Últimos metros del tercer largo

Una vez en la reunión miro lo que me se me viene encima (nunca mejor dicho porque la salida desploma un poco). En este momento no se exactamente si me encuentro “perturbado anímicamente” o “con una actitud determinada condicionada por una idea fija” … lo que tengo claro es que tengo que acabar el largo aunque sea agarrándome con los dientes a la roca … o a las cintas … Cosas de salir de la zona de comfort y tal …

Comienzo la coreografía del desplome. Cantos muy buenos para ir subiendo pies y recolocándote hasta el segundo parabolt, donde los agarres dejan de ser tan evidentes. Aun así sigo en plan encadenador hacía arriba hasta que mis antebrazos pulsan el botón de “Parada Solicitada” y no me queda más remedio que hacerles caso y destrepar un poco antes de un vuelo sin motor. Aquí Rober me da un par de consejos, y siguiéndolos, logro superar el último sector desplomado, pero …

p1110803
Superando los desplomes

“… esto no se ha terminado … aun podemos aguantar … esto no se ha terminado … no nos vamos a marchar”

… ahora viene un muro vertical y muy técnico con miniagujeros, pequeñas regletas y escasos pies. Me toca emplearme a fondo y atender a los consejos de la niñez: despacito y buena letra. De este modo, entre pasos flotantes y apretones voy progresando, tomandome un merecido descanso en cada chapa, hasta superar la parte más vertical, pero …

” … aun no hemos llegado al lugar donde teníamos pensado ni de casualidad … “

p1110804
Reposando que es gerundio

… los últimos metros del largo discurren por una chimenea un tanto rota a la derecha, lo cual unido al motín con el que amenazan mis antebrazos, hacen que tenga que extremar la atención cuando ya ha pasado lo más difícil para no caer, aunque no pasaría nada porque …

” … estas ahí para agarrarme … estoy aquí por si te caes …”

… la vía está muy bien asegurada lo que permite escalar con bastante tranquilidad. Y entre tragar saliva y tantear roca por fin alcanzo a la reunión y con la relajación que ello supone mis reflexiones se entrelazan con la letra de la canción que lleva sonando en mi cabeza toda la mañana.

img_4360
Rober en la zona de roca más delicada

” … me siento mejor que la última vez …” … bueno, de hecho esta ha sido la primera vez que escalo un 6c de primero …

” … y si esta es la ultima vez quizá sea la mejor …” … digo yo que habrá más veces … y espero que mejores…

” … podemos ser como soldados dentro de un mismo batallón … ” 

” … estamos en la mente del sirviente, en boca del empresario y del cantante …”

” … somos gente necesaria y no nos vamos a marchar …” … aunque tantos amig@s estén teniendo que buscarse la vida lejos de su hogar …

” … aun podemos aguantar, aun no ha salido el sol …” … los que nos quedamos tendremos que aguantar ( y luchar) hasta que salga el sol …

Ahora nos encontramos al pie del diedro rojo (dos rojos en el diedro rojo). Otro largo (30m, 6b) muy técnico, muy vertical y sobre todo muy obligado que, para rematar la jugada, tiene un tramo de roca no muy fiable. Rober empieza a hacer piruetas y acrobacias para superar el diedro, que desploma ligeramente, atravesar un poco a la derecha por una placa muy fina y, finalmente, salir por un techo que desploma (este no ligeramente). Cuando termina el largo me grita desde la reunión:

  • Gabi, este largo es duro …
  • Ya, algo había notado … – pienso yo
img_4364
Rober atacando el desplome después de superar la placa fina, fina

Comienzo a subir por el diedro, haciendo escorzos para que la mochila no me moleste en cada empotramiento que hago. Salgo a la placa y progreso de nuevo con la sensación de ir flotando sobre la roca de la mala espina que da, hasta que en el desplome de salida tengo que colgarme a descansar porque ya voy con la lengua fuera.

p1110807
Últimos metros del quinto largo

Respiro, cierro la mochila, que con tanto roce en el diedro se ha abierto, y supero el desplome. Un último apretón y reunión a la vista. Sin darle muchas más vueltas al asunto me cargo todas la cintas al arnés y continúo. Me toca un largo fácil (30m, 6a) comparado con lo que llevamos encima. Va todo el rato con tendencia a la derecha hasta una pequeña fisura más vertical, en cuyo final la reunión se ubica un poco hacia la izquierda. Algún trozo de roca un poco suelta es el único problema del largo.

p1110811
Tónica general del sexto largo, travesía a derechas con buen canto, pero roca dudosa

Comparado con los dos largos anteriores este lo hacemos bastante rápido, con lo que nos queda ya la traca final: un 6c+  de otros 30 metros que le toca a Rober. Se sale por la derecha de la reunión por una bavaresa que tampoco es fácil hasta llegar un muro corto muy brutal, pero muy acerable. Rober no se lo piensa y de chapa en chapa supera la sección complicada y sale ya a terreno más sencillo. Empalma con el último largo, corto y fácil (20m, IV+) y da por superada su particular Obsesión. A mí aun me queda exprimirme un poco más … pero ahora, sí ya ha salido el sol en la cumbre del espolón de los agujeros.

p1110813
Una obsesión menos!!

Desde aquí bajada de cabra montesa siguiendo hitos hasta la presa, vuelta al coche y paletilla de cordero en nuestro bar favorito de Montanejos. Cuando ya estabamos acabando, el dueño del bar visiblemente agotado después de todo el día poniendo comidas, nos pregunta:

  • ¿Vosotros de que trabajáis?
  • Yo soy ingeniero – le contesto
  • Y yo viajero – le dice Rober

Tal es la cara de sorpresa que pone al oir la contestación de Rober, que este tiene que explicarle que viajan para conocer mundo y trabajan en los lugares a los que van.

Al final nos damos cuenta que para algunas personas su obsesión acaba siendo el trabajo. Probablemente por que no tengan otro remedio si quieren mantener a su familia.

¿Elegimos cada uno nuestras obsesiones?

¿O en ocasiones no nos queda más remedio que obsesionarnos con ciertas cosas/personas/ideas?

¿Que hacemos con nuestras obsesiones? ¿Las afrontamos o las dejamos pasar?

¿Qué diferencia hay entre cabezoneria y constancia?

 

Mas informacion sobre la via:

7

No todo en la vida es faena. Vall de Gerber

Después de las escaladas conglomeradas en Collegats y un día de montañismo puro y duro en la Vall de Boi va siendo hora de despedirse de esta larga Semana Santa pirenáica. Casi dos semanas dando tumbos de un valle a otro con todos los trastos en el maletero de coche es un sueño para cualquier montañero, y poder hacerlo de vez en cuando un privilegio del que a menudo pienso que aún no soy lo suficientemente consciente. De cualquier modo, antes de volver a las cálidas tierras levantinas todavía da tiempo a una última parada en el Valle de Aran. En esta ocasión son Berta y Rober los que me acogen en Vielha. Como de costumbre el Valle de Aran es la zona con más nieve, así que hay que aprovechar y concluir la temporada de esquí de travesía.

El primer día pensamos dar una vuelta por el entorno de la estación de Baqueira pero nada más bajar del coche empezamos a oir petardazos que intuimos que son aludes provocados por la propia estación, así que reconsideramos la idea y decidimos simplemente hacer una foqueada sin salirnos del dominio.

img_3329
Así luce Baqueira

El día tampoco acaba de despejar así que nos dedicamos  a seguir la huella de unos machacas vascos que han salido delante de nosotros y parece ser que están preparando algún campeonato. Como era de esperar, pronto desaparecen de nuestra vista y cuando se nos echa la niebla encima perdemos totalmente su rastro.

img_3349
Rober y Berta flanqueando por nieve pocha

Viendo el panorama llegamos a una de las cotas más altas de la estación y decidimos quitar las focas y bajar al parking que además va siendo hora de comer. Justo cuando empezamos a bajar aparece levemente el sol y nos permite disfrutar de una bajada con la mejor nieve que hemos tocado en estas dos semanas. Después de comer hacemos un par de subidas y bajadas más, por el que dirán más que otra cosa, porque las piernas a estas alturas van ya justitas de fuerzas, y volvemos a casa.

Y en estas llegamos al último día de las vacaciones … ¿que hacemos? ¿Actividad por todo la alto? ¿Palizón aeróbico? ¿Ayudamos a los operarios de Baqueria a cerrar la estación? … Va a ser que no … Echamos un vistazo a la guía que tenemos de la zona donde encontramos esto: “La Vall de Gerber no es muy idónea para la práctica del esquí de montaña por sus constantes subidas y bajadas debido a obstáculos naturales. No obstante dicha premisa se vuelve virtud por el hecho de recorrer un valle solitario”. Esto, pasado por el traductor Guía de Montaña – Chikos del Piolet da como resultado: “Echa a la mochila un bocata de jamón y el termo de te caliente y, sin madrugar mucho, date un paseo en plan relax por la Vall de Gerber”

img_3369
Entrada a la Vall de Gerber

Empezamos la ruta desde el parking de la Peulla y después de un flanqueo un tanto aburrido llegamos al acceso al valle. Ya aquí empezamos a ver que va a valer la pena la decisión que hemos tomado. Todo lo que pone en la guía es cierto, hay mucho sube-baja por el fondo del valle, lo cual hace un poco cansino progresar a veces. Pero las vistas a las estribaciones de Aigüestortes compensan con creces el esfuerzo.

img_3377
Día primaveral espectacular

Vamos progresando por dentro del bosque disfrutando del juego de luces, sombras y reflejos que este día del comienzo de primavera nos está regalando hasta que el fondo del valle se cierra y nos damos de bruces con un lago … helado y cubierto de nieve.

img_3387
Sensación muy curiosa la de cruzar un lago helado con esquís

Nuestra ruta cruza directamente el lago, para remontar las laderas de enfrente, así que no queda otra que cruzarlo. Hace muy buen día, así que si se rompe el hielo no vendrá mal refrescarse (congelarse) un poco. En las fechas en las que estamos la capa de hielo aun debe ser bastante gruesa, por lo que no supone ningún riesgo cruzar.

img_3399
Y ya se ve el refugio de Gerber, con el Pic de Amitges al fondo

Superado el contrafuerte del lago la pendiente suaviza bastante  y vemos huellas que nos llevarán sin mayor contratiempo hasta el refugio.

img_3414
Rober trazando las últimas zetas de la temporada

Cuando llegamos al refugio vemos la multitud de opciones que ofrece esta zona para el esquí de montaña.

img_3447
Pues para venir con calma …

Nos pasamos un rato observando el entorno hasta que llegan un par de esquiadores más al refugio. Ellos hacen una parada rápida y continúan rumbo a uno de los múltiples picos que rodean el circo. Nosotros, por hoy, hemos llegado a nuestro destino. Nos metemos al refugio a almorzar y afrontamos la última bajada de la temporada.

img_3454

La bajada no resulta tan pesada como podría parecer. Con un poco de ojo se van enlanzando los descensos con los pequeños repechos para no tener que remar demasiado. Así que sin demasiada dificultad llegamos al punto donde comienza el flanqueo que hemos hecho a primera hora de la mañana. Sin embargo a nuestra derecha se abre una pala de nieve que nos pide a grito que la bajemos. Es muy atrayente, pero de sucumbir a la tentación nos tocaría volver al coche andando cuesta arriba por la carretera hasta el parking …

¿Que como acaba la historia? Os dejo el vídeo y el track para que lo adivinéis por vosotros mismo 😛

 

 

Y con esto vuelta a Valencia y a trabajar, que aunque no todo en la vida sea faena hay que ganarse los cuartos para poder hacer estas cosas …

 

Segunda vuelta en Collegats. Tanger

Dice el refranero montañero que Chikos del Piolet prevenidos valen por dos (en este caso por tres), así que hoy ponemos el despertador un par de horitas más tarde para evitar el frío gélido mañanero que aun hace en Marzo. Abróchense los cinturones que hoy vienen curvas en forma de vía de las clásicas de la península, la Tanger en Collegats.

IMG_3029
No por mucho madrugar amanece más temprano. Intento fallido el día anterior.

Ya hemos roto el hielo con el conglomerado el día anterior así que hoy esperamos disfrutar de la escalada y ayudar a Rober a que tache la vía de su particular lista de visita obligada.

Llegamos al comienzo y Luis se pide los primeros largos, ya que lleva tiempo sin escalar y quiere volver por la puerta grande.

IMG_3098
Luis en el primer largo. V (40m)

El primer largo tiene la mayor dificultad justo en los primeros pasos, cuando te estas jugando una visita no deseada al suelo. El primer parabolt queda un poco alto, por lo que Luis tiene que afinar los movimientos para pasar el primer seguro y seguir más tranquilo. Aun así, el largo es muy vertical y hay que ir dosificando las fuerzas para que lo brazos aguanten hasta llegar a la reunión. Las reseñas dan al largo V pero a nosotros, escaladores de caliza levantina, este mosaico de bolos redondeados nos resulta un poco más complicado de interpretar, por lo que nos parece más.

IMG_3102
Luis navegando por el mar de bolos

Después de una entretenida escalada Luis llega a la reunión y nos recupera a Rober y a mí. Conforme empiezo me doy cuenta que esto son palabras mayores. Hay bueno agarres, pero esta sensación de verticalidad es algo a lo que no estoy acostumbrado, y en estas circunstancias se acaba haciendo más fuerza con los brazos de la necesaria. Y esto en el primer largo mal asunto … Pero bueno, de segundo las cosas siempre se ven de otra manera, así que poco a poco voy ganando metros hasta que acabo el largo. Le paso las cintas que he recuperado a Luis para que le ataque al segundo largo. Este también es V, pero como sea como el anterior ya tenemos fiesta …

IMG_3107
Luis empezando el L2. V (25m)

 

Este largo comienza un poco sinuoso, se sale hacia la izquierda de la reunión, luego se sube recto, para volver a la derecha al final (más o menos como Ciudadanos). A Luis, escalador bolivariano donde los haya, el paso a la derecha se le atraganta, aunque después de varios intentos logra desbloquear la situación y acaba el largo. De nuevo continuamos Rober y yo, y vuelvo a pensar que esto de V tiene lo que yo de cura.

P1100808
Luis en la R2

Presa pequeña y movimientos finos que te hacen agudizar los sentidos al máximo.

P1100815
El tramo final del L2 ya es más tumbado

Una vez reunidos los tres de nuevo, consultamos la reseña y vemos que viene una sección de 6a+ … Luis y Gabi dan un paso al lado y ceden gentilmente la iniciativa a Rober, que acepta gustoso el encargo de liderar las negociaciones con el tercer largo. De salida ya comienza picantón con un pequeño desplome con poco canto que Rober resuelve rápidamente.

IMG_3121
Rober en el paso de 6a+. L3 (25m)

Pasada esta sección aun hay que apretar hasta acabar el largo, pero ya no hay ningún paso tan obligado como el inicial. Continua Rober con el cuarto largo que parece de transición antes de llegar al quinto, donde están los pasos de 6b. Aun así hay que atravesar hacia la izquierda una pequeña terraza para a continuación empezar a escalar por una fisura con tendencia a la derecha. De momento el largo más asequible de lo que llevamos escalado, lo cual viene bien para ahorrar energías de cara a lo que se avecina.

IMG_3141
Luis acabando el cuarto largo. V(30m)

La cuarta reunión es bastante cómoda, por lo que aprovechamos para desestresar un poco antes de atacar el largo más difícil de la jornada. A pesar de lo complicados que nos han parecido los primeros largos vamos a buen ritmo y ya hemos hecho casi la mitad de de la vía, por lo que podemos tomarnos las cosas con un poco de calma.

P1100819
Con tanta calma nos tomamos el asunto que se nos acaban liando las cuerdas

Mientras a Luis y a mí nos da por recordar el cancionero universitario (cosas que pasan en las reuniones de un largo día de escalada sin que nadie sepa por qué) Rober se mete en faena por un diedro con movimientos muy bonitos que va ganando en dificultad conforme se gana en altura.

IMG_3147
Rober en los primeros pasos del L5. 6b (40m)

El paso más exigente de toda la escalada es cuando se llega a una pequeña panza que corta el diedro. Aquí no nos complicamos ninguno y tiramos de las cintas para no quemarnos demasiado.

IMG_3152
Rober en el paso clave

Acabado este largo ya hemos superado tanto el ecuador de la vía como las mayores dificultades, así que entro yo en acción. Salgo hacía la derecha y ataco un sencilla placa con muy bueno agarres, comparado con los largo anteriores esto es jauja. Atravieso una zona herbosa y llego a una amplia repisa-jardín donde se encuentra la sexta reunión. Rober y Luis suben como rayos, me pasan todo el material y continuo a por el séptimo largo. Aquí no hay que seguir la linea de parabolts que sube recto, sino que hay que andar un poco a la derecha buscando una chimenea.

 

P1100823
Comienzo del L7 atravesando el jardín. IV+ (30m)

Aunque es un largo fácil, el primer paso de escalada propiamente dicho, después de atravesar la jungla, hay que mirárselo bien ya que está un poco guarrete con tierra y piedra suelta.  Superado esto se llega sin dificultad a la reunión en otra amplia terraza donde nos desencordaremos al llegar Luis y Rober, dado que hay que caminar unos cien metros antes de volver a la pared. A pie de pared, imposible perderse …

P1100831
Pues parece que por aquí continua la vía …

Nos quedan tres largos. Luis se pide el siguiente y para arriba que se va.

P1100825
Luis en el L8. IV+ (30m)

Conviene empezar el largo por la fisura de la derecha, ya que hay un par de clavos que se pueden chapar antes del primer parabolt que se encuentra bastante alto. La tónica general del largo son pasos de placa con buenos agarres que nos llevan a la R8, donde me toca de nuevo a mí continuar de primero.

P1100834
Comenzando el noveno largo por un diedro. L9 6a (35m)

El largo comienza un poco hacia la izquierda para alcanzar un diedro vertical con buenos agarres y movimientos preciosos. Una vez superado el diedro, viene un pequeño paso de placa de 6a, para salir por la izquierda y llegar ya a terreno fácil donde esta la penúltima reunión.

IMG_3170
Rober en el paso de placa

Pues solo nos queda rematar la faena. En el paso de placa anterior la espalda me ha crujido un poco, así que le pido a Rober que acabe él la vía. Viene un largo sabinero (19 días y 500 noches), donde apenas hay parabolts y es necesario protegerse con las sabinas que crecen en la pared.

P1100848
Acabando el L10. IV+ (35m)

Finalmente llegamos a lo alto de la Paret del Pesso que nos regala estas vistas al congosto de Collegats.

 

IMG_3163

IMG_3166

Desde aquí, ya solo nos queda descender por la interminable ferrata …

IMG_3195

 

… y asistir en primera persona al gran momento en el que Rober tacha una vía de su lista!!!!

IMG_3211
Una vía más al zurrón, una vía menos por hacer …

 

Mas información de la vía en la web de escalatroncs